Síndrome de Stendhal: Cuando tanta belleza nos desborda

 Seguro que alguna vez nos hemos encontrado con algo, una obra de arte, un paisaje, una pieza musical, una película, una comida o, ¿por qué no?, con una persona que nos ha dejado literalmente sin palabras, quizá tengamos la sensibilidad a la belleza o el síndrome de Stendhal.

band apart

¿Qué es el Síndrome de Stendhal?

Taquicardia, agotamiento, mareos, sudoración, tensión en la región gástrica, sofocación, alteración del sentido de la realidad y de la identidad, turbaciones sensoriales, delirios persecutorios, alucinaciones… ¿Has sentido alguno de estos síntomas (o todos) frente a una obra de arte? ¿Crees que es posible que alguien los sienta? ¿Es el Síndrome de Stendhal un invento de ‘posers’ de museo para hacerte sentir un insensible?

También conocido como el estrés del viajero, se trata de una situación anímica que se produce al observar obras de gran belleza, sobre todo en un corto espacio de tiempo y en una misma ciudad.

0728685f193e940e47ae5c2ad9666e1f

¿Quién era Stendhal?

Estos síntomas aparecen descritos por primera vez en Naples and Florence: A Journey from Milan to Reggio, obra del novelista francés Marie-Henry Beyle (1783-1842), más conocido como Stendhal, tras su visita a Florencia en 1817. Pero el cuadro clínico que acompaña a este síndrome no fue establecido hasta 1979 por la psiquiatra italiana Graziella Magherini.

Stendhal, escribió en su libro Roma, Nápoles y Florencia: “Había llegado a ese punto de emoción en el que se encuentran las sensaciones celestes dadas por las Bellas Artes y los sentimientos apasionados. Saliendo de Santa Croce, me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme”.

25c8ee71457a7527ae9b705cd9b7441d

Foto de Fritz Henle, Mujer limpiadora del MOMA, año 1950.

Esta descripción sirvió, años más tarde como comentábamos antes, a la psiquiatra y psicoanalista Graziella Magherini para acuñar el Síndrome de Stendhal, que comprendía el conjunto de reacciones observadas por ella en turistas que visitaban la bella Florencia. Según recogía, éste engloba los síntomas que acabamos de mencionar. Pero ¿es eso acaso posible?

Enrique Pallarés Molíns, Doctor en Psicología y Profesor emérito de la Universidad de Deusto no lo tiene tan claro: “Ante todo, es necesario aclarar que no se trata de un nuevo trastorno mental, específico y definido, como lo es la depresión o la esquizofrenia. No ha sido reconocido como tal ni incluido en la extensa clasificación de trastornos mentales de la American Psychiatric Association (DSM-5 o ediciones anteriores) ni en la Clasificación Internacional de Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (CIE-10), ni en ninguna de las otras principales bases de datos”.

Entonces…¿Por qué no emocionarnos sin cesar con la belleza hay en el mundo? Porque como bien decía Camille Pissarro:

Blessed are they who see beautiful things in humble places where other people see nothing. – Camille Pissarro”.

Fuente: http://culturainquieta.com/

C. Marco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s