El libro de Arquímedes que fue borrado por los monjes

1366_2000.jpg

 

El documento se encuentra en Constantinopla en el siglo X. En él había, que sepamos, un discurso de un famoso político y orador ateniense del siglo IV antes de Cristo llamado Hipérides; un comentario sobre una obra de Aristóteles, del siglo III; y, sobre todo, aproximaciones y cálculos que se anticiparon veinte siglos a nuestras modernas matemáticas, entre ellas la matemática combinatoria.

Lo que la humanidad no llegaría a descubrir con el desarrollo de las matemáticas hasta la llegada del Teorema fundamental del cálculo de Isaac Newton y Gottfried Leibniz a principios del XVII, ya lo había formulado este antiguo pensador.

En particular, halló la forma de calcular el centro de gravedad de un paralelogramo, un triángulo y un trapecio; y de calcular el centro de gravedad de un segmento de parábola. Este tipo de cálculos, aunque muy primitivos, son los que, avanzado el desarrollo teórico, luego nos permiten deducir problemas como los de “cuánto ha tardado un coche en viajar del punto a a b”. Para calcular con precisión los gastos de una empresa. Para tener seguridad vial. Para construir firmemente macropuentes o rascacielos.

Imaging Ocr1

Para qué hacer la ciencia cuando puedes cantar:

¿Y qué pasó entonces? Que nadie pareció entender en su momento la importancia de sus revelaciones. El pergamino, como decimos, vivió un largo recorrido durante 12 siglos, hasta que tres siglos después lo cogieron los monjes de un convento cristiano. Ellos deshojaron el documento, rascaron de forma imperfecta lo que decían sus páginas y combinaron las hojas, partidas por la mitad, con las de otros seis libros que había por allí.

Reciclaron y volvieron a prensar las páginas y en ellos escribieron un libro de salmos y oraciones cristianas. Era una práctica habitual en la época, ya que el papel era un lujo. Es sólo que ellos mismos decidieron quitarle importancia a lo que había escrito Arquímedes y priorizar algunos de sus cánticos.

Arabian Parchment

Viajamos a 1906, cuando volvió a encontrarse en Constantinopla. La investigación del documento se paralizó durante años por la Primera Guerra Mundial, pero en 1998 un equipo de más de 80 científicos y expertos en cultura clásica, sobre todo de la Universidad de Stanford, se esforzó en realizar un trabajo arqueológico de este y otros documentos. El hallazgo que hicieron con rayos X fue, lógicamente, totalmente inesperado y chocante.

Fuente: https://magnet.xataka.com/

C. Marco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s