Hygge: El nuevo modelo danés de la felicidad

Los daneses son los más felices del mundo pero tú también puedes...
Los daneses son los más felices del mundo pero tú también puedes serlo.

Es el fenómeno del momento y la receta de los vecinos más felices del mundo para alcanzar el bienestar pleno. Se llama Hygge (aunque se pronunica “juga”) y consiste en una particular forma de entender y de disfrutar de la vida basada en los planes sencillos, confortables y relajados en soledad o buena compañía. Aunque en Dinamarca se practica desde hace más de dos siglos, un nuevo lanzamiento literario vuelve a ponerlo ahora de moda en el resto de Europa. ¿Necesitas un libro para saber cómo pasar, lo que viene siendo, una tarde en la gloria?

Es un frío domingo cualquier de mediados de enero. El cielo está plomizo y la lluvia empaña las ventanas de tu casa iluminada con velas pero tú, desde el sofá, no puedes más que preocuparte por saber cómo acabará la intrigante película que lleváis toda la tarde viendo. Mientras apuras el último sorbo de tu taza de chocolate caliente y te quitas los gruesos calcetines de lana que llevabas puestos piensas que no hay nada más cercano a la felicidad. No eres consciente de ello, pero ese momentazo que estás viviendo es un Hygge en toda regla.

Éstas y otras cosas muy bonitas, muy “cozys” y muy “instagrameables” son las que nos viene a contar Meik Wiking, director del Instituto para la Búsqueda de la Felicidad de Copenhague, en Hygge, la felicidad de las pequeñas cosas que se ha convertido en best seller en los 14 países donde se ha publicado. El libro es una delicia para los ojos y 100% inspirador, pero no deja de resultar un tanto curioso que hayan tenido que venir nuestros amigos del norte a ponerle nombre al plan de peli, mantita y sofá de toda la vida. Al “mejor quédate en casa” de tu madre. Al “yo ya no salgo” de los que rozamos la treintena.

Dinamarca encabeza desde 2012 el ránking de World Happiness Report Update, aunque de eso se han encargado sin duda sus políticas sociales: medidas de conciliación en las empresas, semana laboral de 35 horas, los sueldos más altos de Europa… Pero parece ser que también influye una muy buena adecuación a sus circunstancias geolocales. En uno de los lugares con peor climatología del mundo, los daneses han aprendido a convertir sus hogares en templos del bienestar. “No somos una utopía perfecta, el país se enfrenta a retos y problemas como cualquier otro, pero creo que puede ser una fuente de inspiración sobre cómo los países pueden aumentar la calidad de vida de sus ciudadanos”. Apunta Meik Wiking. “Los daneses son los más felices de Europa, pero también son los que se reúnen más a menudo con sus amigos y familias y se sienten más tranquilos y en paz. Por lo tanto, hay buenos motivos para observar un interés creciente en el Hygge“.

Consejos Hygge:

La mayoría de los consejos Hygge que se exponen en el libro se centran en el hogar, núcleo de la vida social danesa, aunque el Hygge también puede practicarse al aire libre o incluso en el trabajo. Tampoco se limita sólo al época invernal, puede regir tu vida todos los días del año. Las ideas se centran sobre todo en la iluminación y la pasión nórdica por las velas, las chimeneas, las cosas hechas de madera, las mantas, cojines y jerseys gordos y en tener un hyggekrog (un rinconcito donde acurrucarse con un libro y una porción de tarta). En disfrutar del aquí y ahora apagando el móvil mientras cenamos con nuestra familia y en regocijarse en la sensación de armonía y refugio de nuestro grupo.

Para las noches que estás bajo de energía, no tienes planes o no te apetece salir, el libro nos propone un pequeño kit de emergencia para alcanzar el hygge por la vía rápida:

  • Velas. A falta de chimenea, nos ha quedado más que claro que sin velas no hay Hygge.
  • Comida de la rica. El chocolate es Hygge, el brócoli hervido, no. Olvídate en estos momentos de cualquier tipo de dieta y ríndete al capricho del dulce sin remordimientos. Puedes acompañarlo de tu té favorito y de mermelada que hayas hecho tú misma, ya que la elaboración propia de lo que vayas a ingerir añade unos cuantos puntos más de hyggelig al asunto. El concepto de slow food y de disfrutar del proceso de preparación de los alimentos es fundamental.
  • Tu libro, peli o serie favorita. Gracias a plataformas como Netflix o HBO las series se han convertido en el nuevo ocio adictivo de la sociedad. Si aún no estás “enganchado” a ninguna estas serán de las que todo el mundo hablará en 2017.
  • Un buen estilismo cozy. En el que no puedes llevar nada demasiado ajustado o incómodo. Los daneses apuestan por el jersey de batalla, los calcetines de lana (muy gordos) y el pelo informal que, en resumen, consiste en hacerse un moño sin importar como quede.
  • Da rienda suelta a tu gusto por la papelería. Escribir tus ideas en bonitos cuadernos de papel es mucho más hyggelig que hacerlo en una cutre nota del iPhone. Al igual que lo es hojear tus fotos impresas en un precioso álbum en vez de mirarlas en facebook o contestar mensajes de tus amigos con cartas postales.

Una buena filosofía de vida que todos en algún momento hemos creído inventar pero a la que ahora ya puedes ponerle nombre.

Fuente: Sandra Cañedo.

C. Marco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s