Normopatía: La nueva epidemia

Resultado de imagen de Normopatía

“Si os dan papel pautado,
escribid por el otro lado”
Juan Ramón Jiménez
Estamos ante una terrible enfermedad de proporciones pandémicas. La percepción es unánime. Especialistas de Reo Virtual, tras reunirse durante seis días y seis noches en un lugar indeterminado del Pirineo catalán para celebrar las primeras Jornadas sobre Trastornos de la Existencia y Pensamiento Único, afirman de manera rotunda que la normalidad se ha convertido en una seria amenaza para la salud e, incluso, la vida de las personas y coinciden en la necesidad de tomar medidas urgentes.


La Civilización normalizadora:

La normopatía es una enfermedad de la mente que en la actualidad afecta a millones de personas. Este grave trastorno inducido por el conductismo de masas que se difunde a través de los medios de comunicación, la propaganda comercial-política, la cultura, etc., se ha expandido hasta convertirse en una nueva forma de totalitarismo moderno.

En este sentido, el organizador de las Jornadas, el doctor Ernesto Samsa destaca que “la presión es excesiva. Los mensajes, los sondeos y las estadísticas que marcan el criterio de normalidad son omnipresentes en nuestra sociedad, forzando a desviados e indecisos a alinearse con la mayoría. Existen además importantes factores de riesgo como la escolarización obligatoria, el código penal, la policía, las instituciones para excluir a los incorregibles (residencias, psiquiátricos, prisiones,…) y muchas otras formas de coacción.”

No es de extrañar pues que el fenómeno de la normalidad se haya universalizado en las últimas décadas. Actualmente no conoce barreras sociales ni orgánicas y afecta por igual a mujeres, hombres, pobres, ricos, niños, adultos, blancos, negros, celíacos, pelirrojos, sindicalistas,… “ Una vez moldeados por la enfermedad parecen todos cortados con el mismo patrón”, afirma el doctor Samsa.

Perfil del normópata:

La doctora Virginia Strangelove lleva varios años dedicando todos sus esfuerzos a la investigación. “Enseguida los reconozco. Tal como entran por la puerta de la consulta me digo a mí misma: mira, un tipo de lo más normal. Un aburrido ciudadano sin iniciativa, un cívico y hueco autómata que paga religiosamente su hipoteca y obedece al imbécil de su jefe en el trabajo”.

Para la doctora Strangelove estos son algunos de los rasgos comunes que mejor ilustran la personalidad del normópata. “Son aquellos que hoy en día desean triunfar social y profesionalmente y que, para alcanzar sus objetivos, han de mostrar necesariamente ciertos niveles de domesticación y limitarse a hacer ‘lo que se espera de ellos’. Nada más peligroso, pues con el tiempo esta autocensura tiende a evolucionar de manera expansiva y maligna hasta necrosar el encéfalo de los aspirantes que, finalmente, acaban asumiendo esta conducta ‘que se espera de ellos’ como la normal, la correcta y la única posible. Son individuos que han perdido todo sentido crítico de la realidad. La mayoría han estado sometidos largos periodos de tiempo a manipulación audiovisual por parte de los mass media, donde les bombardean sin tregua los sentidos con publicidad, columnismo e ideología subliminal. Los pacientes nos llegan aturdidos. En el examen inicial que les realizamos al ingresar tan sólo encontramos actividad neurológica en la espina dorsal ”.

Dos normópatas con evidentes signos de necrosis.

Ortopedia conductual:

Según la doctora Strangelove, la primera infancia es una etapa clave en el desarrollo de la normopatía. “Los bebés nacen originales. Cada uno es diferente. Sin embargo, los empiezan a moldear desde edades muy tempranas. Podríamos decir que el contagio de normopatía se da en los primeros meses de vida por contacto directo con la familia. – Quítate el dedo de la nariz, duérmete ya, eso no se dice, aquello caca no se toca,…- y así todo el santoral.”

Posteriormente, los mecanismos se van perfeccionando y la sintomatología se agrava con la exposición continuada a las películas Disney, la escuela, la universidad, los medios de comunicación y la cultura en general. La normopatía se considera totalmente estructurada con la entrada en el mercado laboral, donde se desarrolla con toda su virulencia y los últimos rasgos diferenciales del afectado acaban de extinguirse por completo.
Tenemos como resultado de este proceso a un individuo ‘normal’. Un adulto-consumidor domesticado. Un vegetal sin profundidad que simplemente se dedica a ver lo que le rodea sin intentar comprender nada. Un mero espectador pasivo de ‘lo que pasa’, y que forma parte de un gran rebaño teledirigido.
Resultado de imagen de colegio o pelouro

O Pelouro: un ejemplo de respeto:

O Pelouro es una escuela ubicada en Caldelas de Tuy (Pontevedra) que nació el año 1973 de la mano de Mª Teresa Ubeira (pedagoga) y Juan Rodríguez de Llauder (neuropsiquiatra). Esta escuela acoge niños y adolescentes superdotados, con Sdm. Down, normales, con espectros autísticos, con graves problemas de conducta, nacionales, extranjeros,… “una escuela para tod@ niñ@ – dicen -; sin etiquetas”.

Resultado de imagen de colegio o pelouro
A diferencia de lo que ocurre en las escuelas ordinarias, en el Pelouro no se intenta ‘normalizar’ a los niños autistas ni inhabilitar a los ‘normales’, sino que se acepta radicalmente la diferencia. Es un enfoque sociopedagógico diferente el que se aplica en este centro. Los educadores son mediadores que se confunden entre los alumnos, los días empiezan y acaban con asamblea, y se respeta y se satisface la actitud afectiva e investigadora del niño. “Una postura opuesta al modelo de Escuela de contenidos, donde priman la competitividad, la rigidez organizativa, el cognitivismo, la especialización, los horarios alienantes, las limitaciones psicológicas (horizontales y verticales) o la excesiva burocracia”. Quizás por eso no conocen el fracaso escolar. Y niños que llegan con gravísimos problemas consiguen un alto nivel de autonomía al finalizar su ciclo formativo.

“Ser… Poder ser… Ser quien uno es… Cada uno estar en su propia piel… El Bien-estar… Un medio para el arte de vivir, la fuerza de madurar, crecer, sentir, ser… Donde a cada niño se le permite ejercer ser… Poder dar la medida de sí mismo… Mirar desde el niño y recrear un universo entero, sin la rigidez del tiempo, donde cada cual puede elegirse, encontrarse consigo mismo.”

O Pelouro

No se trata de ninguna utopía o alucinación, esta escuela funciona. Por favor, profundicen un poco en el tema. Vale la pena.

C. Marco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s