Sinergología: Expertos en la verdad

“Todo lo que hacemos de forma consciente se puede falsear. Por eso para encontrar la verdad, debemos fijarnos en el subconsciente.”

¿Dónde está la verdad?

En las manos:

Los gestos manuales con los que acompañas una explicación pueden dar mucha información. Cuando son coherentes indican veracidad en lo que estás diciendo. Cuando haces demasiados, se repiten o no cuadran con lo que dices, pueden revelar una mentira.

La mano con la que haces los gestos da muchas pistas. Por ejemplo, en una conversación racional usarás sobre todo la mano derecha, porque se asocia generalmente a una situación más controlada.

En cambio, en una conversación más emocional harás más gestos con  la mano izquierda, que se asocia a la parte más emocional y espontánea de tu cerebro.

Además, el cruce de brazos se suele asociar a cierre o rechazo. Pero hay diferentes cruces de brazos. Hay que fijarse en la tensión del gesto y la altura en la que colocas los brazos. Un cruce relajado de brazos indicaría justo lo contrario.

Y no solo los brazos, la postura general del cuerpo también puede darnos información. Por ejemplo, cuando estamos activos e interesados en lo que nos cuentan tendemos a inclinarnos hacia delante, mientras que cuando nos sentimos amenazados o incómodos nos inclinamos hacia atrás y a la izquierda, en posición de huida.

En el rostro:

Los ojos:

La dirección de la mirada da mucha información sobre la veracidad o no de lo que estás contando. Generalmente, miras a la derecha cuando te proyectas hacia el futuro o inventas, y a la izquierda cuando buscas en el pasado o recuerdas. Cuando miras hacia arriba tu cerebro está realizando una actividad cognitiva. Eso sugiere que estás creando información nueva.

En cambio, si se te escapa una mirada hacia abajo reflejas actividad emocional que puede deberse a los recuerdos.

Otra zona muy expresiva son las cejas. Si levantas las dos, puedes indicar sorpresa. Si levantas solo la izquierda, puedes revelar que estás incómodo.

El ritmo de parpadeo también es relevante. Si parpadeas con un ritmo anormal puede darnos diferentes pistas. Por ejemplo, si mientes es más probable que no parpadees, mientras que si recuerdas algo emotivo parpadearás más de lo normal.

La boca:

Con la boca también das muchos detalles en la comunicación no verbal. Cuando juntas los labios hacia dentro indicas que ocultas información o que no puedes decir lo que piensas.

Otro ejemplo: si levantas un lado del labio superior puede expresar desprecio.

La nariz:

Tocarse la nariz suele asociarse con la mentira pero en realidad existen muchos tipos de microrreacciones que indican exageración, rechazo o preocupación por el aspecto físico, curiosidad, intuición de problemas…

Autor: Juan Manuel García López es experto en Sinergología y Comunicación no verbal, en negociación de incidentes críticos o situaciones de estrés, análisis del comportamiento y gestión de conflictos, así como Técnico en Morfopsicología.

C. Marco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s