¿Estás preparado para ser un nómada del conocimiento?

¿Valoras tu libertad para gestionar tu tiempo y tu trabajo?

Cumples con los requisitos básicos de los nómadas del conocimiento, una nueva mentalidad laboral para convertir tu talento en el mejor activo.

Knowmads -nómadas del conocimiento- no es un término de moda, es una mentalidad que viene para quedarse, y aquellos que no empiecen a practicarlo quedarán fuera del mercado laboral. También las empresas que no se hayan puesto manos a la obra para gestionar a estos perfiles corren el peligro de ser menos competitivas. Raquel Roca, autora de ‘Knowmads, los trabajadores del futuro’ (Ed. Lid), es así de tajante para definir a estos profesionales “sociables y sociales a los que les gusta expandir el conocimiento -en red- y que están preparados para aprender -o desaprender si hace falta- de un modo no convencional”. La digitalización hace posible el nacimiento y desarrollo del knowmad, un concepto creado por el doctor John Moravec -redactor del proyecto Knowmad Society-, y que viene para quedarse. Roca afirma que “el conocimiento es el valor añadido de estos trabajadores, el nuevo capital que les va a asegurar su empleabilidad. Y no se trata de un perfil laboral, es una actitud que puede adoptar cualquiera y en cualquier etapa de su vida”.

Reinventarse:

Ser knowmad no tiene nada que ver con la edad, condición laboral o el momento; es algo que ya se deja ver. Juan F. San Andrés, consultor en productividad, organización y factor humano, hace un llamamiento a esta realidad: “Quienes dirigen deberían pedir a todos sus colaboradores sus planes e ideas de renovación como fuente de innovación y mejora continua, pero cuando no ocurre uno puede perfectamente asumir esa responsabilidad. Si lo haces quizá logres una promoción o, al menos, te habrás divertido, te habrás reinventado y, casi seguro, habrás servido de estímulo a muchos otros compañeros que seguirán el ejemplo. Trabajar sólo debería ser aburrido en empresas y con jefes sin ideas ni ambiciones”. Éste podría ser un punto de partida interesante para adoptar esta forma de trabajar que, aunque parezca revolucionaria, hace años que otros la adoptaron.

Óscar Massó, director de estrategia de Sodexo BI, reconoce que siempre ha existido y que define como el síndrome de Leonardo Da Vinci: “Hablamos de la capacidad de adaptación de las personas al cambio, al progreso, el ser flexible con una base de confianza en el conocimiento que uno tiene. Estos perfiles saben que su valor está en su conocimiento, que esa es su mochila y que es el valor que aportan a las organizaciones. Unos los llaman marca personal, otros know how, otros saber estar…“. Massó cree que no hay diferencias con los freelance o autónomos, “simplemente son cosas distintas. Mientras que el nómada es una capacidad, una actitud, los otros representan un modelo laboral, más desde un punto de vista técnico“.

Sin embargo, Marta Romo, socia directora de Be-UP, defiende que freelance y knowmads son bastante diferentes, sobre todo por mentalidad: “Los nómadas del conocimiento han dado un giro radical a sus necesidades o motivaciones básicas. Los autónomos al uso comienzan con una necesidad fisiológica básica para lograr la autorrealización. Los knowmads parten de la autorrealización y la consecuencia de ello es ganar dinero”.

Compartir y agrupar:

La digitalización, un cambio en el modo de vida y en la manera de trabajar son algunos de los factores que están impulsando la proliferación de estos trabajadores que, según Roca, representarán el 45% de la fuerza laboral en 2020. “Van a ser tantos que las empresas no van a tener más remedio que adaptarse a ello si quieren mantenerlos. Tienen que aprender a tratar al knowmad de la misma manera que a los trabajadores de plantilla, porque se trata de una fuerza laboral que va a iniciar su propio cambio”, asegura esta experta, quien conoce experiencias piloto en empresas del Ibex 35, “otra cosa es que puedan implementarlo. Son plenamente conscientes de que este cambio está basado en la responsabilidad y la confianza, que sólo funciona si los mandos participan como uno más”.

Romo concluye que “este perfil funciona como Google y Gmail: organiza y agrupa. Ésta es la clave, no la cantidad de proyectos sino la de conexiones entre unos y otros, buscan conexión para ser más productivos, menos es más. No duplican, agrupan”.

Pasaporte de habilidades:

Quizá tengas tu pasaporte de habilidades para ser un ‘knowmad’. Raquel Roca, autora de ‘Knowmads, los trabajadores del futuro’, recoge los factores que definen a estos trabajadores, ¿te identificas?

  • No tiene una edad determinada.
  • No entiende su trabajo como un trabajo, disfruta con lo que hace para ganarse la vida, y lo integra como una actividad más de su quehacer cotidiano.
  • Inventivo e intuitivo, es un generador de ideas. Es una persona imaginativa, sabe buscarse la vida, los recursos.
  • Está alfabetizado digitalmente.
  • Transforma la información en conocimiento y la comparte.
  • Le importan las personas, porque encarnan el conocimiento, lo generan, aumentan, mejoran y lo enseñan.
  • Utiliza la información abierta y libremente.
  • No entiende de fronteras.
  • Tiene una gran capacidad para adaptarse y resolver problemas.
  • Es un creador de redes, siempre conectando a personas, ideas, organizaciones…
  • Asume que el aprendizaje es para toda la vida.
  • No le gusta la experimentación ni el fracaso.
  • Es responsable de sí mismo.

Fuente: Montse Mateos

C. Marco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s