Lo que esperas de la Vida

mafalda-felicidad1

A esta frase, el 95% de las personas responde sin pensar demasiado:

SER FELIZ:

Efectivamente, no hay duda, la mayoría de los seres humanos queremos ser felices.

Si formas parte del 5% que no quiere esto, no sigas leyendo, seguro que tienes mejores cosas que hacer que aprender algo básico para tu felicidad. Para el resto, presta mucha atención, porque estoy seguro de que vas a aprender cosas que nunca antes te habías planteado.

La felicidad no existe:

Menuda forma de empezar…

Te acabo de decir que esta entrada puede cambiar tu percepción en cierto sentido y de repente te suelto esto. Me explicaré, porque obviamente esa afirmación tiene matices importantes:

Por supuesto que existe la felicidad entendida como momentos en los que experimentas alegría y satisfacción en tu vida. Experiencias como ver a tu hijo recién nacido o conseguir una meta que verdaderamente deseabas durante mucho tiempo, sin duda te reporta una felicidad inmensa.

A lo que me refería, tal y como hablé en su día en la entrada “La fórmula de la felicidad” es que la felicidad no es algo permanente en la vida, sino que se encuadra en momentos de la misma. Por eso perseguirla como un fin en el que instalarse de forma permanente, es sin duda algo que te causará más infelicidad que el efecto que deseas.

Si esperas alcanzar algo que objetivamente es prácticamente imposible conseguir, es bastante fácil que caigas en la frustración.

En mi opinión ser feliz está asociado a sentirse pleno, es decir, algo más relacionado con un sentimiento interior de congruencia y de realización personal que siendo trabajado puede llegar a ser constante en tu vida.

Feli… bertad?

Entendida la felicidad como ese estado de plenitud que antes mencionaba, si existe algo unido a ello de forma inseparable, es el sentimiento de libertad. Tan inseparable, tan sumamente intrincado, que me atrevería a decir que no es posible experimentar la plenitud sin sentirse verdaderamente libre.

Reflexiona por un instante si podrías sentirte feliz si no pudieras llevar a cabo algo verdaderamente importante en tu vida. Por más que lo pienso, en mi caso sería imposible.

Pero…

¿Qué significa realmente ser libre?

En mi opinión ser libre significa moverse con libertad en la dirección que deseas sin que una limitación te impida ir más allá. Cuando hablamos de libertad tendemos a pensar que ser libre es cuestión de movilidad.

Pensamos en el preso que está confinado en una celda o en un esclavo sometido a hacer algo que no desea. Ser libre significa poder hacer lo que quieres, estar donde quieres, con quien quieres. Sólo en un estado de total independencia serás libre y conseguirás el poder para ir más allá: para transcender

Para que eso suceda necesitas mucho más que tener libertad de movimiento.

De hecho la libertad total tiene 4 dimensiones:

Dimensión física:

Es la dimensión que comentaba anteriormente.

Si por alguna razón no tienes libertad de movimiento para hacer aquello que deseas, sentirás frustración.

Esto no se refiere sólo a estar confinado en un espacio físico, sino también a la capacidad que te ofrece tu cuerpo de hacer cosas como andar, ver, oír. Recuerda que tu cuerpo es tu vehículo en este mundo en el que vives, y de él dependes para experimentar tu vida.

Un cuerpo limitado te impedirá tener libertad suficiente para hacer determinadas cosas, por lo que has de mantenerlo en el mejor estado posible para evitar que se presenten problemas que dificulten tu camino hacia tu realización personal.

Dimensión intelectual:

Si tu cuerpo es el vehículo, tu cerebro es el GPS y la electrónica que hace posible que el cuerpo se mueva. Disponer y tener la capacidad de adquirir el conocimiento necesario para realizar aquello que deseas y tomar las decisiones apropiadas en tu vida, es esencial.

El aprendizaje es fundamental para poder llegar cada vez más lejos, siendo la falta de educación y de formación en general una enorme barrera. Por eso es fundamental aprender nuevas cosas siempre orientadas con tu propósito vital, y evitar el aprendizaje de otras que puedan limitarte.

Dimensión emocional:

Siguiendo con la analogía del coche, las emociones son el motor.

Son las responsables de que te muevas en la dirección correcta, al igual que pueden hacer que te paralices e impedirte que avances como quisieras. Conviene entender que la inteligencia intelectual y la emocional están íntimamente ligadas, pues es tu sistema de creencias el que se va a traducir en emociones que te frenen (miedo) o que te hagan ir hacia adelante.

Esta forma de pensar no es fácil de identificar y de modificar, ya que es herencia de tu entorno sociocultural y familiar. Por eso te recomiendo que cultives tu inteligencia e independencia emocional, porque suele ser la llave para alcanzar la plenitud en tu vida.

Dimensión financiera:

Si lo piensas bien, las 3 dimensiones anteriores dependen en gran medida de esta dimensión.

Si hubieras nacido en un país pobre con régimen dictatorial, es muy probable que no hubieras podido viajar o salir de tu país y tu formación probablemente habría sido limitada y muy sesgada.

Piénsalo bien. El dinero es el medio que tienes para satisfacer muchas de tus necesidades.

Pero no sólo eso, también ofrece multitud de oportunidades como el acceso a la salud, a viajar, a la formación. Sin la educación apropiada no podrás desarrollar un talento que te permita ganar dinero a través del mismo.

Considérate afortunado por haber nacido en un país que dispone de la riqueza suficiente para ofrecerte educación, atención médica y en definitiva multitud de oportunidades para desarrollarte de forma plena.

Es por eso que tienes que fomentar tu inteligencia financiera, para disponer de este recurso tan importante en tu vida.

Estos 4 grados de libertad están completamente entrelazados entre sí, por lo que es vital en la educación de todo individuo aprender a alcanzarlos por sí mismo.

Si bien la mayoría de las personas alcanzan de una forma natural la independencia física, la independencia intelectual y la emocional son una consecuencia de tu educación y de tus experiencias personales.

Una adecuada inteligencia en esas dos dimensiones, te permitirá desarrollar el talento necesario para alcanzar la libertad financiera, la cual puede proporcionarte los recursos para solventar limitaciones físicas que puedan aparecer, así como crecer intelectualmente y emocionalmente.

¿Tienes suficiente independencia en las 4 dimensiones de la libertad para vivir de forma plena tu vida?

Te invito a que nos cuentes en los comentarios qué dependencias observas y de qué modo crees que las puedes solucionar.

Fuente: Álvaro López. Lifestyle coach. Ayudo a profesionales inconformistas con talento a reinventarse para alcanzar el estilo de vida que desean.

C. Marco
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s