Pokémon: El flautista de Nintendo

Antes de comenzar a leer este artículo, por favor, observa el vídeo bajo estas líneas, grabado el domingo 24 de julio en El Retiro (Madrid).

 

Confirmado: en España no cabe un tonto más. La estupidez humana no tiene límites.

Es que hay que ser muy lerdo, bobo, tonto y demás adjetivos para jugar a este juego sin sentido alguno y aburrido. Me gustaría saber cuántos estudian o trabajan de toda esa horda. Ya había visto vídeos de Estados Unidos: ahora se confirma que la tontuna es rápidamente contagiosa.

Esto es una epidemia. Lo sigo sosteniendo, estamos perdiendo el equilibrio. La gente es subnormal. El mundo civilizado amenazado de muerte y en vías de extinción por islamistas y comunistas y esto es lo que importa. El personal está muy mal. La psiquiatría entra con fuerza a ser la carrera con más futuro en España. ¡Y pensar que estos y los que se levantan media hora antes de que pare el avión también votan…!

Desde luego, no caben más tontos en este planeta. Y luego nos extraña que nos maten como a pollos. ¡Que vergüenza de humanos! El siguiente nivel del yihadismo será avisar que hay un Pokémon legendario…. y 5.000 subnormales se lo pasarán bomba. Devolvednos al mono, yo no quiero vivir en el mismo planeta que esta gente. ¡Ya va siendo hora de que las cucarachas tengan su oportunidad en la evolución! A mí bajadme de este mundo que ya no puedo con tanto gilipollas. La gente tiene una vida muy triste. Son anormales.

No me extraña que el PP gobierne este país con tanto gilipollas suelto. En serio, pegaos un tiro. ¡Menuda bandada de borregos! Un país completamente echado a perder con esta “ciudadanía”. ¡Rebaño de borregos! Europa invadida y desangrándose, y aquí, así estamos. Merecemos todo lo que nos pasa. Todo.

A todo lo anterior escrito sólo le faltan unas comillas. Porque lo que has leído son los comentarios literales que la gente me ha hecho en Twitter a raíz de publicar un vídeo de un minuto y medio en el que se ve a una muchedumbre de gente jugando a Pokémon GO en Madrid. He aquí los comentarios reales.

La reacción de la gente a mi vídeo (que ya lleva más de 500 retweets y 60.000 impresiones) me ha hecho plantearme varias cuestiones. La primera está relacionada con el progreso. Muchos son los enemigos de la innovación, los que siempre se cierran en banda ante la evolución tecnológica.

“¿Evolución o involución?”, dirán muchos. Y el caso es que no lo sé. Yo mismo reflexioné en voz alta hace año y medio sobre si la hiperconexión nos hace más infelices. Pero estamos ante un fenómeno tal que no recuerdo haber vivido algo así. Me evoca a cierto amarillismo de hace unos diez años en el que la gente (y los medios) demonizaban las redes sociales y las presentaban como verdaderos agentes del mal. O a los videojuegos como “sudokus de satán” y “cocaína en el cerebro”.

La segunda cuestión la asocio al respeto. Ese lenguaje, esas palabras, esos insultos y esas descalificaciones me llevan a pensar que la gente se sobrepasa. Nadie merece esos calificativos y mucho menos por jugar a un simple juego de móvil. Me parecen excesivos a todas luces.

Y la tercera a la curiosidad. Me atrevería a apostar a que más del 90% de las personas que se han expresado de esa forma no han jugado nunca a Pokémon GO. Es más, probablemente, ni siquiera sepan distinguir entre realidad aumentada y virtual. Y ojo, sin esa información cualquier ser humano puede vivir tan felizmente, pero, ¿es justo opinar desde el más profundo desconocimiento? ¿Nadie ha pensado en probar el juego para poder hablar con conocimiento de causa? No sé, al menos dedicarle 20 minutos —aunque sólo sea por lo peculiar del fenómeno— a leerse, por poner algún ejemplo, este artículo de 2geeks1city, este de Vox o este otro de Xataka.

Lo que vi el otro día en El Retiro con mi mujer y mis amigos Blanca y Martín fue impresionante. Miles de personas jugando por todo el parque. Por más que mirabas a uno y otro lado, siempre había alguien jugando. Niños, adolescentes, padres, familias enteras…

Es imposible relatar en lo que se ha convertido esa zona de la capital si no pasas por allí a verlo un fin de semana. ¿Son todos ellos son un «rebaño de borregos»? Por cierto, esta misma mañana ya he llegado a nivel 8 en el juego. ¿Seré subnormal yo también y no me he enterado?

Fuente: Eduardo Prádanos es CEO en la agencia creativa FLUOR y fundador de Innovación Audiovisual. Además, es director del Postgrado en Branded Content y Transmedia Storytelling (Inesdi), el único español miembro del Comité asesor del EuroTransmedia, profesor de Nuevos Medios en la prestigiosa Escuela Internacional de Cine y TV de Cuba y autor del blog eduardopradanos.com.

C. Marco
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s