La Sociedad del Aprendizaje: Por José Antonio Marina

Hoy Dame tres minutos se viste de fiesta. Este blog ha superado las 55.000 visitas y queremos celebrarlo. Contamos para ello con una firma invitada, la de  José Antonio Marina -de quien no hace falta presentación- y que escribe hoy por vez primera en nuestro blog para hablarnos de La sociedad del aprendizaje.

Con mi mayor gratitud, tienes la palabra.

La sociedad del aprendizaje:

A pesar de proclamas retóricas, la educación no interesa a casi nadie. Nos acordamos de ella como de Santa Bárbara, cuando truena. Por eso debemos hacer todo lo posible por introducirla en un debate público animoso y constante, como hace este blog. En la actualidad, la educación amplía sus límites y coloniza nuevos territorios, más allá de la escuela. El período escolar no es el fin de nada, sino la preparación para otro tipo de educación continua. Cada vez se habla más del lifelong learning, de la learning society. El aprendizaje nunca ha sido tan importante como ahora, ha escrito Stiglitz, que no es un pedagogo, sino un premio Nobel de economía. Michel Fullan, uno de los grandes expertos en reformas educativas, dice que estamos asistiendo a una “espectacular revolución del aprendizaje”. Franklin Covey y otros autores hablan de la learning explosion,  posibilitada por miles de innovaciones digitales, al alcance de todo el mundo.  El documento sobre este tema del Departamento de Educación de Gran Bretaña se titula solemnemente The Learning Age, a renaissance for a new Britain. ¡Son palabras mayores! Distintos consorcios internacionales intentan definir las competencias necesarias para el siglo XXI. Varias universidades lanzan una superdisciplina –Brain, Mind and Education– para estudiar la relación entre neurociencia y educación. Las grandes empresas informáticas –Google, Microsoft, Apple, Samsung, Cysco, IBM- aspiran a ser grandes agentes educadores mundiales e invierten cantidades ingentes de dinero –y de talento- en investigaciones pedagógicas. Y por si faltaran incentivos, la revista Forbes indica que la industria del IQ (de la inteligencia) va a ser el próximo negocio del billón de dólares. Acabo de leer en la prensa (EL PAÍS 13.8.2015) la noticia de que el poderoso grupo Pearson ha vendido la mitad del The Economist, para invertir lo obtenido en educación, un sector del que es líder mundial. Su presidente ejecutivo, John Fallon, ha comentado: “El mundo de la educación está cambiando rápidamente y vemos una gran oportunidad para hacer crecer nuestro negocio a través de un acceso a la educación de alta calidad en el mundo. Pearson se concentra ahora al 100% en nuestra estrategia global educativa”.

La razón de esta convulsión es fácil de comprender. Aprender es el recurso de la inteligencia para sobrevivir y progresar en un entorno cambiante. Cuando esos cambios eran lentos, una etapa breve de formación servía para toda la vida. Pero nos encontramos inmersos en un cambio acelerado, lo que exige aprender continuamente, velozmente, a lo largo de toda la vida. La alternativa es quedarse marginado.

España perdió el tren de la Ilustración, perdió el tren de la Industrialización. Espero que no pierda este tren y que colaboremos todos a la construcción de la sociedad del aprendizaje.

Fuente: José Antonio Marina. http://www.joseantoniomarina.net/

C. Marco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s