Salir del cascarón

a-lideranca-entre-os-animais-de-diferentes-especies-5.jpg
“Cada vez que vayamos a renacer, debemos romper
la cáscara  del huevo que nos aprisiona”.
La cáscara está formada de autocompasión, pero
también de miedo a responsabilizarse de la propia
vida y pasar a la acción.
Dentro del huevo, los viejos traumas procuran un
sentimiento de familiaridad, ya que uno acaba
haciéndose amigo de sus penas, mientras que 
afuera se halla el camino a recorrer, la incertidumbre.
Esto explica, por qué hay tantas personas que
parecen resistirse a salir de su postración.
En principio, a nadie le gusta la infelicidad, pero
buscar la felicidad es un duro trabajo que requiere
una entrega considerable.
Quizá, una condición previa a todo proceso de 
recuperación, sea la voluntad de renacer…
Dejar morir el tipo de vida que nos ha hecho sufrir,
y ser capaces de inventar una nueva según nuestras
propias reglas y valores.
C. Marco
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s