Misión, brainstorming y Cuatro R's para desarrollar ideas creativas

Ayer leí un fantástico artículo de Mark Boulton en la conocida web A List Apart que me gustaría compartir con vosotros. Para aquellos que no dominen la lengua de Shakespeare, os dejo con una traducción libre del artículo.

Ideas: Están en el corazón de todo proceso creativo. Sin embargo, casi ninguna idea realmente buena proviene de un momento de inspiración. Puede que empiecen de esa forma -como un pequeño brillo de algo especial- pero para que funcione, tienen que pulirse. Como el buen queso, necesita madurar. Sin embargo, el flash de inspiración -el momento Eureka– es sólo parte de un proceso más largo que, si se ignora, hará que la mayoría de ideas se queden en nada.

Un gran prestigio acompaña a la palabra “creativo”. Aparentemente las personas creativas tienen ideas de la nada -geniales soluciones a los problemas más complejos- con la facilidad con la que un buen mago saca un conejo de un sombrero. El público se vuelve loco. Qué habilidad. Cómo lo hacen?

Bien, siento decir que estoy aquí para romper esa ilusión. No es magia. Esas personas no son diferentes de ti y de mí. Es solo que tienen una manera diferente de mirar a los problemas y de solucionarlos. Las buenas noticias es que usan herramientas que todos podemos usar. Una breve misión.

Al principio de la mayoría de proyectos, hay una misión. En general, no es el mejor punto de comienzo para cualquier proyecto. La mayoría de misiones no son breves -tienden a ocupar varias páginas y a ser más una lista de especificaciones funcionales o un documento de requisitos. No es algo que favorezca la inspiración.

Cuando recibo una misión, intento llegar al corazón real del problema y lo reescribo como una idea de misión. Una idea de misión es una frase o dos que resumen el proyecto y lo definen como un problema a resolver. Una pregunta que necesita respuesta. Algo como:

¿Cómo atraemos a una audiencia de mayor edad para nuestro producto de red social?

Esta simple frase es la pregunta que estás intentando responder y debería usarse como trampolín durante la generación de ideas. Cuando tengas una con la que estés feliz, imprímela y pégala en la pared. Refiérete constantemente a ella durante el desarrollo de la idea o del producto. Tu solución responde a esa pregunta? Es muy fácil perder el norte entre tanta documentación -es tu trabajo protegerte contra eso, y la idea de misión es la herramienta perfecta para hacerlo.

Así que ahora tienes una idea de misión, ¿a dónde vas desde ahí?

No podemos confiar en momentos de inspiración para conseguir ideas. Cuántas veces te has sentado en frente de una hoja de papel en blanco o una pantalla de ordenador vacía y has pensado “No puedo hacerlo hoy- no está ocurriendo nada. Bueno, en vez de hacerlo jugaré a la Wii.

La mayoría del tiempo, las ideas necesitan que se trabaje con ellas. Necesitan ser trabajadas, que un equipo apasionado y dedicado les de forma. Tenemos una buena herramienta para ayudarnos con eso: sesiones de ideas.

Sesiones de ideas:

Probablemente todos hemos hecho de estas. Se les llamaba brainstorms hasta hace poco.

Solía detestar el concepto de sesiones de ideas. Acaso no es una receta segura para el desastre? Reúne a un montón de gente en una habitación para solucionar un problema. Cada persona tendrá una opinión diferente, pero necesitas llegar a una solución común al final con la que todo el mundo esté de acuerdo. Pocas veces ha funcionado.

Hay algunas cosas que necesitan estar en su sitio para que se de lugar una sesión de ideas productiva y con éxito.

1. El equipo del proyecto:

Las sesiones de ideas son una actividad de grupo que toma lugar con miembros clave del equipo del proyecto. Esto es importante. Para que las ideas se tomen en serio, necesitan el visto bueno de la gente que importa: el CEO o el director de márketing. Sin ese visto bueno por parte del lado del cliente, una idea, no importa cómo de buena, casi siempre fracasará.

2. Un buen facilitador:

Otro miembro importante de una sesión de ideas es el facilitador. Deben estar entrenados en facilitación de la creatividad y están ahí para sonsacar y exprimir las mejores ideas que el equipo puede ofrecer. Sin embargo, deben permanecer imparciales-no están para juzgar las ideas, sino para lubricar los engranajes de la creatividad.

3. Orden de procedimiento:

Se que puede ser restrictivo, pero estas sesiones necesitan un orden de procedimiento. A la gente le gusta la estructura-incluso la gente creativa- independientemente de lo que te digan! Un orden de procedimiento típico para una sesión de ideas puede ser:

  • Presentación de los asistentes / romper el hielo.
  • Revelar la misión-el objetivo del día.
  • Las rulas del brainstorming.
  • Primera oleada.
  • Estímulo-Las Cuatro Erres.
  • Pasionómetro.

4. Reglas:

Después de que todo el mundo se presente y de que se revele la idea de misión, el facilitador explica la ley. Las reglas del brainstorming son importantes para mantener todo funcionando sin problemas durante la sesión. Las reglas son:

  • Todas las ideas son iguales.
  • Estamos aquí para tener muchas ideas.
  • No hay que juzgarlas.
  • Analizar las ideas después.
  • Todo el mundo es igual independientemente de su cargo en la empresa.
  • Hay que divertirse.
  • Hay que ajustarse al tiempo acordado.
  • Las ideas se propondrán de una en una

5. Primera oleada:

Lo siguiente es la primera oleada. Una primera oleada intenta sacar todas esas ideas realmente obvias y apuntarlas antes de seguir adelante. Todo el mundo vendrá a una sesión de ideas con algunas ideas preconcebidas de cómo el proyecto debería ser. Normalmente, son las más obvias y habrán sido trabajadas hasta cierto nivel de detalle. En muchas ocasiones, son las ideas más seguras, las menos arriesgadas.

El facilitador debe mantener un registro de las ideas y animar a los asistentes a hablar, pero lo importante no es mantenerse en una dirección ni en la otra. El objetivo es tener muchas ideas. Es realmente una cuestión de cantidad, no de calidad. Al menos, no todavía.

6. Estímulo:

Una vez la primera oleada se deja atrás, y todas las ideas preconcevidas y obvias se han registrado, es tarea del facilitador el empezar a sonsacar las ideas de los asistentes usando estímulos. Las Cuatro Erres son herramientas muy útiles para empezar a mover la generación de ideas sin que una sesión se quede atascada en una cierta línea de pensamiento.

Las Cuatro Erres:

Mencioné las Cuatro Erres como herramientas para generar ideas-nota del traductor: en español no todos los términos empiezan con erre. Son usadas por el facilitador en una sesión de ideas para mover a los asistentes de una idea a la siguiente para que no empiecen a analizar o juzgar ideas anteriores o se bloqueen. Las Cuatro Erres son:

1. Revolución:

Revolución es darle a una idea una vuelta de tuerca. Tomar asunciones y darles la vuelta o quitarlas. Por ejemplo, un pub tiene cuatro paredes y un techo. ¿Y si no tuviese paredes, pero aún tuviese un techo? O manteniéndolo en el desarrollo web y esto es un gran ejemplo de lo que 37 signals hizo con Basecamp ¿y si nuestro software de escritorio pudiese vivir en la web

2. Re-expresión:

Vuelve a expresar la idea de una forma diferente o de un punto de vista diferente. Esto es un fantástico vehículo para ponerte en el lugar de otra persona. Por ejemplo, ¿y si tuvieses seis años y tus padres fuesen a comprar una silla para niños para el coche para ti? ¿Qué hace una silla para el cocheguay a tus ojos?

3. Mundos relacionados:

Piensa en un mundo relacionado y usa ideas de ese mundo. Por ejemplo, cocina y jardinería. ¿Y si pudiéramos usar elementos de jardinería para vender más libros de cocina?

4. Enlaces aleatorios:

Forzar una conexión con un objeto aleatorio. Esto puede llevar a las ideas más geniales. Los enlaces aleatorios a menudo generan ideas que se salen de la misión inicial, pero eso no importa. A veces, las ideas más innovadoras pueden venir de enlaces aleatorios. Estoy seguro de que los diseñadores de Citroën estaban usando enlaces aleatorios cuando decidieron hacer que el 2CV tuviese forma de caracol.

Montones de ideas geniales, ¿ahora qué?

El facilitador registrará todas las ideas en una única hoja de papel. Cuando acabe la sesión, el facilitador repasará las ideas una por una y el grupo las valorará usando el pasionómetro (un bonito nombre para unas cuantas pegatinas). Cada asistente tiene una pegatina de “no me convence” y tres de “esto es genial”.

Las ideas con mejores puntuaciones se pasan a una lista propia y entran a la siguiente fase de desarrollo. La siguiente fase podría constar de otras sesiones de ideas, pero estar más enfocadas en una idea. El objetivo es concentrarse en desglosar la idea en problemas específicos y accionables que permitan a un equipo trabajar con ella.

Un momento de inspiración:

Billy Connolly dijo una vez, sobre la Cámara de los Lores del Reino Unido, “Es un lugar al que las buenas ideas van a morir.

Creo que se refería a la noción de que las ideas (en su ejemplo, propuestas de ley) pueden dar demasiadas vueltas en un foro de debate y finalmente perder el interés inicial. Discutir o pulir una idea durante mucho tiempo es destruírla. Cierto, eso puede pasar, y con frecuencia lo hace. Pero armados con las herramientas adecuadas, y desarrollando un entorno estructurado, las ideas pueden alcanzar todo su potencial.

El momento de inspiración es importante, como el producto final, pero presta atención a la parte que hay entre ambos.

C. Marco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s