Los beneficios que inculca el deporte a nuestros hijos

La práctica del deporte es una actividad que sirve para mantener saludables a los niños tanto física como mentalmente.

Crear el hábito de realizar alguna actividad física durante la infancia evitará futuros problemas en la adolescencia y, además, es una buena manera de transmitir principios que resultarán muy útiles a lo largo de su vida.

En primer lugar, es importante que los pequeños puedan elegir un deporte que les motive y apasione. Dicha actividad debe ser disfrutada por ellos y no debe ser realizada por obligación. Tienen que sentir que es un juego y no una imposición recibida por parte de sus padres. La práctica cotidiana de algún ejercicio físico previene diversas enfermedades y proporciona un mejor desarrollo de los músculos, los huesos y el sistema cardiovascular. A su vez, aumenta la confianza y la autoestima que tienen los pequeños sobre sí mismos y contribuye a transmitir una gran variedad de valores, tales como el compañerismo y la solidaridad.

El deporte favorece el aumento de la autoestima debido a que los niños observan que son capaces de realizar los movimientos y los ejercicios de forma correcta, sintiéndose a gusto consigo mismos. Por otra parte, ayuda a desarrollar su autonomía porque logran dominar su cuerpo en el entorno, actuando de una manera más independiente.

Los niños que practican deporte aprenden a ser leales con sus compañeros de equipo, potenciando el compañerismo y la diversión. Los pequeños pueden apreciar el valor de practicar un deporte más allá de buscar sentirse campeones. Además de los beneficios físicos que proporciona, dicha actividad colabora para que los niños puedan superar nuevos retos y se sientan mejor preparados para afrontar otros de mayor dificultad.

Asimismo, los pequeños deportistas suelen sentirse más queridos y aceptados por su entorno: cada vez que mejoran su desempeño, tanto los padres, como profesores y compañeros les demuestran su aprobación. Este tipo de estímulo les permite sentirse ‘más valientes’ y más seguros para enfrentar situaciones cotidianas de la vida.

Es importante que los padres inculquen a sus hijos la ética en la práctica del deporte, que ellos aprendan a respetar sus reglas como también a sus compañeros. Es responsabilidad de los adultos aportar hábitos saludables que propicien el juego y el movimiento para garantizarles una vida más saludable y feliz. La práctica del deporte iniciada desde la primera infancia es una inversión para toda la vida.

Fuente: Blog Superpadres.

C. Marco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s