Lecciones que nos da la Vida: La Virtud de Planificarse la Vida

 

Cada día estamos más ocupados pensando en lo que queremos para los siguientes años. Los niños van a la escuela y aprenden que lo que ahí se les enseña les permitirá tener los conocimientos necesarios para llegar a la universidad, cuando somo adolescentes se nos obliga a elegir la carrera que estudiaremos. Al llegar a la universidad aprendemos una variedad de temas de deberían ayudarnos a conseguir un buen empleo, el cual nos impone nuevas metas cada día. Trabajamos y trabajamos pensando en la jubilación, en la cual descansaremos y nos divertiremos si la salud y el dinero lo permiten…

Más o menos esto es lo que vivimos las nuevas generaciones. Una vida planeada, en la que incluso una salida con los amigos o el deporte son minuciosamente planificados pero que no nos hace completamente felices. De ningún modo está mal realizar planes y organizar nuestros tiempos, pero si nuestra vida se rige por nuestra agenda entonces podemos estar cayendo en la infelicidad total.

Adolescencia
: Dejamos de ser niños pero aún no somos reconocidos como adultos. Se nos exige que tomemos algunas decisiones y que responsabilidades, lo que crea grandes confusiones. Aquí comienza la carrera por alcanzar metas y lograr lo que se espera de nosotros.

Crisis de los 20 – 30: Esta crisis se puede dar en cualquier momento entre los años 20 y 30 de una persona cuando al terminar los estudios tomamos múltiples responsabilidades: encontrar empleo, independizarnos económicamente, vivir solos, encontrar la pareja adecuada. Es decir, de las decisiones que tomamos durante esta etapa depende gran parte de nuestro futuro.

Crisis de los 40: Después de tomar decisiones, llega el momento de pensar si realmente lo hemos hecho bien. Este es el momento de una revolución en nuestra vida, en el que muchos descubrirán que viven la vida que otros les dictaron y no la que querían. Algunos cambiarán o lo dejarán todo, mientras que otros buscarán la forma de adaptar lo que quieren y lo que tienen.

Crisis en la vejez: Los hijos se han ido y en el mejor de los casos, aún se vive en pareja. En este momento nos damos cuenta si nuestra vida realmente fue lo que esperábamos. Es la etapa en que se aprende a vivir con los deseos, recuerdos, miedos y fracasos obtenidos a lo largo de la vida.

Habrá quienes vivan su vida llena de alegría y emoción, pero seguramente no serán los mismos que planeen cada minuto. Quizá es momento de ver en qué punto estamos y planear sólo lo necesario para dejar que la vida nos sorprenda viviendo un minuto a la vez y evitar que al final nos deba experiencias y nosotros le debamos sonrisas.

Fuente: La Mente es Maravillosa.

C. Marco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s