El ámbito de los Modelos Científicos

En el 14 de diciembre de 1900, en la Academia de Ciencias de Berlín, Max Planck introducía la primera formulación que daría lugar a la física cuántica, y a su vez a las teorías de Einstein sobre la relatividad. Pero sobre todo, introducía una auténtica revolución en las ciencias al mostrar que lo que la física había considerado hasta ahora como una verdad absoluta e indiscutible, estaba equivocado.

La revolución conceptual introducida por la física cuántica sobrepasa el campo original y tiene repercusiones entre otros en química, en matemáticas, en informática y en filosofía. Tiene fama de ir contra la intuición y el sentido común.

Hoy estamos utilizando soluciones de management de los hombres tan poco acertadas como lo fueron Maxwell para explicar con sus ecuaciones el gfenómeno del electromagnetismo, o que las teorías de Jean-Baptiste Lamarck para explicar su teoría acerca de la evolución de las especies. Sin embargo, no sólo se utilizan sino que, paradójicamente, ante su creciente ineficacia: se refuerzan y convierten en más radicales.

El problema es que del mismo modo que la física clásica no es capaz de entender lo infinitamente pequeño, los principios de gestión científica y racional tampoco lo son de gestionar seres humanos. Y como no funcionan, los tecnomanagers aumentan la dosis.

Paul Watzlawick describe en su libro “Lo malo de lo buenola patología de obstinarse en soluciones equivocadas aumentando las dosis: más autoritarismo para luchar contra la falta de motivación, más presión para luchar contra las consecuencias del estrés, más control para contrarrestar la falta de confianza, etc. Einstein, por su parte, declaró que: “seguir haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes es una locura”. 

La ciencia propone modelos para interpretar el mundo y actuar en él, pero sus modelos no son la realidad, sino mapas y métodos para moverse en ella. Algunos están convencidos de que la ciencia nunca se equivoca. Tal vez. Pero los hombres sí lo hacen, inclusive – y en particular – cuando imaginan que las teorías científicas tienen valor universal, y que pueden extrapolarse directamente a campos diferentes de los que constituyeron el objeto de sus estudios.

Por tanto, no es la ciencia quien se equivoca, sino algunos hombres que la utilizan inadecuadamente.

Fuente: Fractal Teams.

C. Marco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s