Las Desventajas del Exceso de Optimismo

El mundo está cambiando y también con él la manera en que rebautizamos los problemas.
Ahora no hay despidos sino etapas de transición, no hay bajadas de sueldos sino ajustes y tu pareja ya no te deja sino que te da la oportunidad de tener una nueva vida.
De un tiempo a esta parte, al que llama a las cosas por su nombre se le tilda de cenizo, de ser un tipo negativo o de no tener perfil de triunfador. El optimismo barato empapa todo a su paso y el que no es como Pepe Sonrisas se queda fuera de juego. Ahora la vida es marketing. ‘El positivismo falso impide que el individuo conecte con sus emociones y problemas‘.
En el actual contexto de crisis muchas personas atraviesan momentos muy difíciles, como quedarse sin trabajo, sin ingresos e incluso sin casa. Si a los problemas económicos se suman una enfermedad, un divorcio o la pérdida de un familiar, mantener el rumbo se convierte en un acto heroico.
Esta situación de crisis social ha hecho proliferar infinidad de libros de autoayuda y ‘coaching‘ que inciden en la idea de que “tu pensamiento crea tu propia realidad“. De esta forma, al individuo, ya sobrecargado de problemas, se le culpabiliza además de ser el artífice de su situación vital ya que, según esa teoría, él y sólo él es el responsable de su propia desgracia.
Si bien es cierto que hay circunstancias que dependen del optimismo y talante con que se afronten, existen muchas situaciones que son objetivamente malas y que escapan a nuestra voluntad.
La trampa del optimismo irracional:
El positivismo falso hace el mismo daño que el exceso de negatividad. Es el extremo opuesto e impide que el individuo conecte con sus emociones y problemas, lo que evita el cambio y la superación“.
Precisamente de las consecuencias de esta ola de ‘buenrollismo’ que inunda occidente habla Barbara Ehrenreich en su libro ‘Sonríe o Muere. La trampa del pensamiento positivo’. A raíz de que le diagnosticaran un cáncer de pecho, la autora se dio cuenta de que en el mundo actual no está permitido sentir preocupación, miedo o rechazo. Barbara Ehrenreich recomienda el pensamiento crítico contra el pensamiento irracionalmente optimista. En el ensayo desmonta esta corriente de pensamiento edulcorado por un falso optimismo que ha impregnado a la sociedad estadounidense y que, a su juicio, se ha convertido en una religión que impone inexorable su tinte rosa en todos los ámbitos de la vida.
El resultado es una realidad descafeinada que deja a la persona sin elementos de juicio objetivos y que genera frustración y culpa. Para Ehrenreich, la sobreabundancia de imperativos ‘naif‘ nace de los sentimientos de angustia e inestabilidad que hay en la actualidad y recomienda recobrar el pensamiento crítico para combatir esta visión irracionalmente optimista.
«El efecto perverso de este exceso de motivación desmedida es la frustración que se genera en el individuo cuando no se cumplen las expectativas. Es entonces cuando cunde el desánimo».
Aceptando el miedo:
Frente al “todo depende de cómo lo enfoques“, podemos poner como ejemplo los efectos de la pérdida del empleo. “El paro es un problema real y sentir miedo es la emoción normal, es una reacción neurofisiológica y bioquímica que permite dar una respuesta adecuadapara afrontar la situación con realismo y así adaptarse“, argumenta. Dicho de otro modo, vivimos la realidad a partir de las expectativas y la interpretación que hacemos de ella. Aceptar los aspectos positivos y negativos de una situación adversa es clave para interpretarla.
La situación de crisis económica genera mucha angustia, lo que supone una disminución del rendimiento y desmotivación, porque los despidos y la inseguridad, unidos a pensamientos de miedo e indefensión, activan un potente mecanismo de alerta neuronal. ¡Para el cerebro es como si un dinosaurio estuviera a punto de atacar!“.
Es muy desconcertante para la persona que vive una situación difícil recibir en paralelo mensajes contradictorios a través de los medios de comunicación que “te bombardean con la crisis y a la vez te dicen que serás feliz si compras un coche“. “Estas noticias ciclotímicas, donde el falso positivismo y el optimismo no realista se alternan con un pesimismo culpabilizante, generan un tremendo estrés psicológico de efecto anestesiante”.

Debemos conectar primero con la realidad por dura y dolorosa que sea y comprender cómo funciona nuestro cerebro a nivel neurocognitivo. Esto permitirá aceptar que en la vida hay aspectos positivos y negativos que son complementarios, algo necesario para poder modificar nuestra forma de procesar e interpretar una situación adversa.

A través del optimismo emocionalmente inteligente conseguiremos que esta crisis nos una y dejar como herencia un crecimiento sostenible. La labor consiste en convertir el excremento en abono. Pero siempre hay quien prefiere camuflar los detritus.

C. Marco
Anuncios

0 comments

  1. Anonymous · marzo 1, 2012

    Después de leer tu interesante articulo, he reflexionado sobre mi propia situación personal,… yendo de mi etapa actual hasta donde mi recuerdo de la niñez me ha permitido. No puedo asegurar que mi etapa anterior a la pubertad fuera positivo o negativo, mas bien respondía a los inputs que iban definiendo la carretera de mi vida, así me encontraba alegre si compartía juegos con amigos y algo menos receptivo si se trataba de hacer tareas del colegio, pero sin poder garantizar una predisposición normalmente positiva o negativa ante el transcurso de la vida.Mas o menos cuando comencé el bachillerato (14 años), comencé a trabajar inconscientemente en lo que ahora se conoce como la búsqueda de la buena suerte, preparando el terreno, abonandolo, regandolo y mimandolo para lograr el éxito.Cuando salí al mercado de trabajo (23 años), lo hice en mitad de otra crisis pero mis ganas de ir labrando un futuro profesional forjaron en mi una nueva necesidad,…, la de estar permanentemente preparado para salir disparado con la primera oportunidad que hallase en mi camino y con ello poder continuar con mi buena fortuna. En los últimos 15 años he seguido cultivando la buena suerte y recogiendo sus frutos. Hoy en día me considero un tipo positivo y vinculo mi actitud con mi búsqueda de la buena suerte. No se hasta cuando durará, o si una concatenación de hechos la truncará, pero ya sé que el que la busca la encuentra y una actitud psicológica positiva ayuda a acortar el camino.

    Me gusta

  2. Carlos L. Marco · marzo 2, 2012

    Muchas gracias por las aportaciones. No sé, no sé. Por la forma en que este comentario ha sido redactado, intuyo sin riesgo de equivocarme que el autor del mismo es mi querido amigo Pe—to alias “Aristo”. ¿Correcto?Os animo a tí y al resto de lectores y/o seguidores de este modesto Blog a que continuéis liberando vuestras reflexiones y emociones las cuales pudieran aflorar de una u otra forma, a través de la lectura de los artículos que aquí se publican; pues ello supone uno de los principales objetivos de la existencia del mismo; y contribuye a enriquecer y poner en valor la principal razón de ser de que este continúe activo, consistente simple y llanamente en incitar a despertar la curiosidad, a la reflexión y en definitiva al afloro de las emociones en los lectores inconformistas.C. Marco.

    Me gusta

  3. Anonymous · abril 19, 2012

    Cada vez que releo este artículo me gusta más. Estoy de acuerdo en como defines la “ola de buen rollismo”. He vivido en experiencia propia el perder varios nortes de una sola jugada del destino (sea por concatenación o por labrar mal).Y vivo desde hace casi dos años el enfrentarme al fantasma de la falta de empleo en soledad. Y he visto como la hipocresía y la falta de tacto de la gente que me rodea es indicativo de su egoismo.Todos levantan banderas y protestan , pero son incapaces de ayudar de verdad al que esta peor que ellos. Se ponen vendas en los ojos para no ver que gente cercana a ellos lo está pasando muy mal.Todos se excusan con “La crisis nos afecta a todos”….. Y digo yo: “A unos más que a otros”.

    Me gusta

    • Carlos L. Marco · abril 19, 2012

      Estimado lector,Muchas gracias por compartir con nosotros tus reflexiones e inquietudes.En realidad, el único objetivo de este Blog consiste en poner el conocimiento en diferentes ámbitos, a disposición de quien lo pudiera necesitar, con el fin de poder representar una fuente de consulta, de inspiración y también para incitar a la reflexión.Para cualquier asunto o problema en la cual consideres pudiera ayudarte, no dudes en ponerte en contacto conmigo.Saludos,Carlos.

      Me gusta

  4. Carlos L. Marco · abril 19, 2012

    Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    Me gusta

  5. JUAN CRUZ GONZÁLEZ · octubre 3, 2012

    Carlos me alegra se comparta este tema para que el Optimismo nos ayude frente a la crisis y cualquier situación adversa, dejo mas información sobre el tema http://www.elmundo.es/elmundo/2012/02/25/noticias/1330209696.html http://www.diotocio.com/DIOT/AREA_DE_PRENSA_1.html . Saludos desde Madrid

    Me gusta

  6. Carlos L. Marco · octubre 4, 2012

    Estimado Juan,Encantado de saludarte y de difundir todo lo necesario para que todos podamos adaptarnos mejor y más rápido a los tiempos que corren.Lo importante en la vida no es la envergadura de los retos que se nos pongan por delante en cada momento sino la manera en que los afrontemos para poder abordarlos y resolverlos.Un abrazo,Carlos.

    Me gusta

    • juan cruz · enero 9, 2013

      Carlos acabo de responderte y como no se si te llego me gustaria contactar , cordial saludo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s